Entradas

Primeriza

Seattle, la ciudad esmeralda

Dudo, luego existo Parte 2 ( o cómo encontrar una furgo y no morir en el intento)

Dudo y luego existo (parte I)